Nunca te quedes con la pica de conocer una isla. Más aún si es una isla de Ecuador. Cuando un viaje a Galápagos puede salir muy caro, nuestra franja continental del Ecuador tiene a su disposición sus propias islas encantadas. Desde la Isla Puná, Isla de La Plata, Isla Salango, hasta las casi desapercibidas islas esmeraldeñas anfitrionas de este post: la encantadora Isla Portete y la lúgubre Isla Júpiter.

Un Paraíso Tropical Escondido: Isla Portete

No quiero alargar más este texto, puesto que la emoción de describir a la Isla Portete me conllevaría a redactar un sinnúmero de prosas llenas de elogios. Mejor ver para creer: Extensas palmeras de coco rodeando la isla, un mar de color azul intenso y una paz inigualable que se percibe con tan solo observar las fotos, lo hace un destino imperdible para todas las personas que visitan su vecino Mompiche, o que sueñan con una acampada pacífica en un destino exótico.

Isla Portete en Esmeraldas

Para llegar a la Isla Portete, se tiene que tomar un bus desde la ciudad de Esmeraldas con destino a la entrada de Mompiche. Una vez llegado al cruce, existen taxis que por el valor de un dólar, pueden movilizarte hasta el muelle. En el muelle basta esperar a que una lancha te transporte hasta la tan aclamada isla por el módico precio de 25 centavos.
Cabe recalcar, que dentro de esta isla, existen dos parroquias: En el norte la parroquia del mismo nombre de la isla, Portete; y en el sur la parroquia Bolívar.

Misteriosa y Poco Explorada: Isla Júpiter

Por otro lado, y a tan solo cinco minutos en lancha desde el otro extremo de la Isla Portete, tenemos a la misteriosa Isla Júpiter. Se cuenta el mito popular entre los habitantes del sector, que en esta isla existe un ser al que le llaman “El Dendé”, un espíritu el cual aparece en forma de un familiar a la persona que ronda por la zona, y si esta persona es atraída por los llamados de este ser, lo convierte en una persona “salvaje” totalmente desorbitada sin la capacidad de volver a su hogar.

Extraído de Diario El Universo - Mapa Isla Jupiter

Muy apartado de la leyenda, la Isla Júpiter es un destino casi virgen muy fuera de lo común para aquellos viajeros con espíritu aventurero y arriesgado. Ni una tienda, cevichería, caramelero, aguatero o alma en pena por el sector. Acampar es todo un reto, pero de igual forma una experiencia única.

Si tu destino es la Isla Júpiter, se repite la misma travesía del colectivo a Mompiche, con una variación de un kilómetro de distancia más lejos que la entrada -mencionada anteriormente- de Mompiche, para llegar a la entrada de Bolívar. Las camionetas por el coste de un dólar te llevarán hasta un muelle. Es en este muelle donde se plantean las negociaciones con los dueños de las lanchas para la travesía a la susodicha Isla Júpiter. Recomiendo no pagar más de 10 dólares por ida y vuelta.

 

 

 

¿Y porqué no conocer ambas islas en un sólo viaje? Sólo es cuestión de caminar 45 minutos desde un extremo a otro de la isla para llegar a cualquiera de los dos muelles. Jamás te quedes con la pica, lo repito. Al fin y a cabo, visitar una de las dos islas, es una experiencia asombrosa la cual valdrá mucho la pena. Pero visitar ambos islotes en un solo viaje, tu experiencia se convertirá en inigualable.

Si te gustó esta playa como destino idóneo para acampar, puedes echar un vistazo a otras más en: 8 Hermosas Playas del Ecuador Para Acampar Gratis